Reconstrucción, Prosperidad y Asuntos Nuevos, 1866-1913

La Guerra Civil dio un golpe severo a la Iglesia Metodista Episcopal del Sur. Su número de miembros bajó a dos terceras partes de su fuerza anterior a la guerra. Muchas de sus iglesias quedaron en ruinas o sufrieron serios daños. Muchos de sus clérigos habían muerto o sido heridos en combate. Se interrumpieron sus programas educacionales, de publicaciones y misioneros. Aún así, una nueva vitalidad se movía entre los metodistas sureños, y en los cincuenta años siguientes sus miembros se cuadruplicaron a más de dos millones.

John Wesley's autographed letter
John Wesley's autographed letter to William Wilberforce on slavery, February 24, 1791, written six days before his death at age 88.
El número de miembros afroamericanos de la Iglesia Metodista Episcopal del Sur declinó considerablemente durante la guerra. En el año 1870 su Conferencia General votó transferir a una nueva iglesia a todos los constituyentes afroamericanos restantes. El producto de esta decisión fue la creación de la Iglesia Metodista Episcopal de Color (ahora conocida como la Iglesia Cristiana Metodista Episcopal).

Durante este período fue cuando Alejo Hernández vino a ser el primer predicador hispano en el metodismo, aunque Benigno Cárdenas había predicado el mensaje metodista en español en Santa Fe, Nuevo México, desde la temprana época de 1853.

La Iglesia Metodista Episcopal no sufrió tan duramente como el metodismo del sur durante la guerra. Hacia la última parte de los años 1860, estaba a punto de obtener mayores ganancias en sus miembros y un nuevo vigor en su programa. Entre los años 1865 y 1913 su número de miembros igualmente registró un incremento de un cuatrociento por ciento a casi cuatro millones. Los Metodistas Protestantes, Hermanos Unidos y Evangélicos asimismo experimentaron un crecimiento similar. El valor de las propiedades aumentó drásticamente, y la afluencia generalmente reflejó los tiempos de prosperidad para las iglesias. Las escuelas dominicales permanecieron fuertes y activas. Las casas de publicaciones mantuvieron programas ambiciosos para proveer literatura a sus miembros. Se cultivó un nivel educativo más alto para el clero, y se fundaron seminarios teológicos.

Isabella Thoburn
Isabella Thoburn
El trabajo misionero, tanto doméstico como el extranjero, tenía alta prioridad en las agendas de las iglesias. Los trabajos misioneros domésticos buscaron cristianizar a la ciudad así como a los nativoamericanos. Los misioneros establecieron escuelas para los anteriormente esclavizados y sus hijos. Las misiones extranjeras fueron efectivas en Asia, Europa, África y América Latina. Las mujeres formaron sociedades misioneras que educaron, reclutaron y recaudaron fondos para este esfuerzo. Las misioneras como Isabella Thoburn, Susan Bauernfeind, y Harriett Brittan, y administradoras como Bell Harris Bennett y Lucy Rider Meyer, motivaron a miles de mujeres de la iglesia para apoyar las misiones domésticas y extranjeras.

Durante este período fueron instituidos ministerios metodistas significativos entre los asiático-americanos, especialmente entre los inmigrantes chinos y japoneses. En California, el japonés laico, Kanichi Miyama, fue ordenado y se le otorgaron todos los derechos clericales en el año 1887.

1 | 2 | English

From The Book of Discipline of The United Methodist Church - 2004. Copyright 2004 by The United Methodist Publishing House. Used by permission.

 



Contact Us

This will not reach a local church, district or conference office. InfoServ* staff will answer your question, or direct it to someone who can provide information and/or resources.

Phone
(optional)

*InfoServ ( about ) is a ministry of United Methodist Communications located in Nashville, Tennessee, USA. 1-800-251-8140

Not receiving a reply?
Your Spam Blocker might not recognize our email address. Add InfoServ@umcom.org to your list of approved senders.